Como podemos desarrollar las habilidades empresariales y de liderazgo en nuestros hijos Parte III: ¡Usted es un excelente mentor!

Como podemos desarrollar las habilidades empresariales y de liderazgo en nuestros hijos Parte III: ¡Usted es un excelente mentor!

Siempre cuando nos encontramos con un gran hombre o una gran mujer, podemos estar seguros que el o ella tuvo un excelente mentor en su vida que le inspiró a vivir esa grandeza.

Un mentor es alguien de un elevado carácter moral quien esta más avanzado en el estudio que el alumno y, por lo tanto, puede guiarlo en su proceso de aprendizaje.

Un buen profesor no es necesariamente un buen mentor. Un profesor va a enseñar a 25 alumnos con el mismo currículo, mientras que un mentor tiene un trato personal con cada alumno.

Para un niño los mentores naturales son sus padres. Cuando el niño se transforma en un adolescente y luego en un adulto joven van a ser necesarios otros mentores que puedan enseñarle en las áreas específicas de su elección.

Quizás usted como padre o madre jamás se ha considerado como un mentor. Sin embargo, ha sido mentor desde el día en que nació su hijo/a.mentor

Es más: ¡Ya posee todas las cualidades de un excelente mentor! ¿Cómo lo se?

Usted es quien le enseñó a caminar, a hablar, a controlar sus esfínteres, a comer y a escobillarse los dientes y mucho más.

Es una locura como los padres hoy en día creen que ya no pueden enseñarles a sus hijos cuando ellos alcanzan la edad escolar.

¿Pero como voy a enseñarle a mi hijo/a si no tengo un diploma de profesor?

Es mucho más fácil de lo que se imagina. Acuérdese cuando le enseñó a caminar a su bebé.

Usted no llegó el día en que cumplió un año y le dijo:

— Bueno, amado hijo, hoy cumples un año, así que es hora de tomar clases de caminar. Vas a practicar caminar de las 8 hasta las 10 de la mañana, luego hay un descanso y después repasarás la lección del gateo hasta las 12.

No, el niño comenzó a caminar cuando él tenía la madurez para lograrlo y usted le asistió animándole, cuidándole, aconsejándole y alabándole.

Es el niño el que tiene un deseo fuerte en su corazón de lograrlo y los padres le dan todo el apoyo necesario durante el proceso.

De ésta misma manera usted también le puede enseñar todo lo demás.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

Guía de diseño Web orientado a marketing online

Consideraciones en Web Internet marketing Para empezar tu